¿Cómo se hace un puzzle?

Os invitamos a echar un vistazo entre los bastidores de nuestras áreas de producción

Paso 1: Selección de la imagen

Todo empieza con la búsqueda de la imagen perfecta para el puzzle, a cargo de nuestra redacción. Además del tema, hay muchos más elementos que pueden influir en la selección. Entre otros, la calidad de la imagen en cuanto a nitidez y profundidad, el brillo de los colores, los contrastes y el número de detalles que caracterizan la imagen.

Paso 2: Corrección de la imagen

Una vez seleccionada la imagen adecuada, se deben efectuar algunas modificaciones necesarias para que pueda convertirse en un motivo perfecto para un puzzle. Las más comunes son las correcciones de color y de contraste. Una vez transformada en puzzle, la imagen no sólo debe resultar más bonita, sino también más fácil de «montar».

Paso 3: Impresión de la imagen

Una vez editada la imagen, comenzamos el proceso de producción. El paso siguiente consiste en la impresión offset del puzzle. Todos nuestros puzzles se imprimen en un papel especial de lino, de nuestra producción, que ayuda a minimizar el reflejo y el reverbero de la luz.

Paso 4: Primer control de calidad

Después de las primeras copias de impresión, el departamento de Control de Calidad, examina el puzzle para comprobar si se debe realizar alguna modificación antes de proceder con la producción en serie. Si las primeras copias de impresión muestran signos de colores o detalles de la imagen no correctos, el departamento de Control de Calidad se encarga de subsanarlos, adoptando todas las medidas correctoras necesarias.

Paso 5: Impresión de las cajas y segundo control de calidad

Se realiza el mismo procedimiento con las cajas. Comenzamos con la impresión de las mismas y luego el departamento de Control de Calidad examina la tapa y la base de la caja, realizando las posibles modificaciones necesarias antes de dar su aprobación y proceder con la producción en serie.

Paso 6: Laminación del puzzle

En la siguiente fase del proceso productivo, la imagen impresa del puzzle se adhiere a su soporte de cartón. El típico cartón azul es fabricado en exclusiva para Ravensburger y ofrece un soporte más grueso y resistente para nuestros puzzles. Para unir la hoja de papel al cartón, nuestros técnicos utilizan unas imponentes prensas de rodillos, que la dejan pegada usando adhesivos no tóxicos a base de agua.

Paso 7: Creación de las líneas matriz

Para cortar el puzzle en el número de piezas deseado, es necesario diseñar primero los modelos que ayudarán a nuestros ingenieros a elaborar los troqueles de acero. Todos nuestros modelos están diseñados a mano y para completarlos son necesarias 160 horas de media. Esto garantiza la unicidad de todas las piezas de nuestros puzzles.

Paso 8: Creación del troquel

Partiendo del diseño del modelo, nuestros ingenieros construyen el troquel, elaborándolo a partir de tiras de acero afiladísimas. Con la ayuda de una base fija de madera, doblan las tiras utilizando únicamente las manos y un martillo. Se requieren unas 210 horas para realizar un troquel para un puzzle de 1000 piezas.

Paso 9: El proceso de corte

Una vez listo el troquel, se introduce en una de nuestras máquinas troqueladoras. La imagen unida al cartón es introducida en la prensa por un técnico especializado y cortada con una presión de cientos de toneladas. Terminado el proceso de corte, se obtiene un puzzle compuesto por muchas piezas individuales.

Paso 10: Tercer control de calidad

Inmediatamente después del primer corte, el departamento de Control de Calidad lleva a cabo otra serie de comprobaciones para cerciorarse de que el corte haya sido preciso y que no se hayan quedado piezas pegadas al troquel o pegadas entre sí. En el que caso de que algo hubiese salido mal, el proceso se repite hasta que puzzle salga perfecto.

Paso 11: Embolsado del puzzle

Las piezas individuales del puzzle, una vez cortadas, pasan a la cinta transportadora, donde son separadas y empaquetadas en una bolsita, todo ello de una forma totalmente automática. Después la bolsita se cierra térmicamente y ya está lista para ser introducida en la caja.

Paso 12: Laminación de la caja

¿Recordáis el proceso de impresión de la tapa y la base de la caja? Ahora ya podemos pegar esas partes impresas a la caja de cartón: una máquina especial dobla el cartón en bruto para formar tanto la tapa como la base de la caja y lamina la caja una vez doblada con las partes impresas. Las bolsitas con las piezas de cada puzzle se introducen manualmente en cada caja.

Paso 13: Aplanado de las bolsitas

En este punto, un operario se asegura de que todas las bolsitas introducidas se queden bien pegadas al fondo de la caja, distribuyendo las piezas de modo uniforme en su interior. Esto garantiza el cierre perfecto de la tapa y un embalaje regular.

Paso 14: Añadido de la tapa

Una máquina especial añade la tapa, que cierra la caja con la bolsita, que contiene las piezas del puzzle, en su interior.

Paso 15: Envoltura con film de la caja

Una vez cerrada, la caja se envuelve con un film termorretráctil, que la protege durante el transporte y garantiza un producto impecable y original de Ravensburger.

Paso 16: Cuarto control de calidad

Después de un último control de calidad efectuado sobre la cinta transportadora, los puzzles son apilados en los palés y guardados en uno de nuestros almacenes de alta automatización, dotados de estanterías de gran altura.

Paso 17: El puzzle está listo

Desde Ravensburg, Alemania, los puzzles terminados y empaquetados inician su viaje hasta los distribuidores y los consumidores de todo el mundo.