Ravensburger laberinto Logo
Ravensburger laberinto Personajes

Ravensburger Laberinto

Una carrera por los tesoros en un laberinto en movimiento!

Laberinto

Desde su aparición hace 30 años, el exitoso juego «Laberinto» ha crecido y ha formado una ilustre familia de juegos independientes de la misma serie. Si contamos también las ediciones en otros idiomas, se han lanzado en todo el mundo más de 60 versiones desde la ciudad de Ravensburg.

«Laberinto» es uno de los clásicos de la casa Ravensburger. Lleva varias generaciones fascinando a pequeños y adultos por igual y reúne a toda la familia alrededor de la mesa para jugar una partida.

Laberinto es el juego que desde hace 30 años divirte a, toda la familia, grandes y a pequeños. Jugar es muy sencillo, las cartas muestran los tesoros que debes buscar y están puestos en el tablero, los jugadores deben mover las tijeras del laberinto para llegar a sus tesoros. İPero no te relajes demasiado!, Cuando llegue tu turno, es probable que el laberinto haya cambiado y debas cambiar tu estrategia para alcanzar tu objectivo.

Laberinto es el juego familiar perfecto

Para empezar, mezclar las cartas «laberinto»y disponerlas en las casillas vacías del tablero, formando un dédalo. La carta «laberinto» que sobra se usará en el transcurso del juego. Luego hay que mezclar las 24 cartas de tesoros, distribuirlas (a partes iguales) entre los jugadores y disponerlas en montones, delante de cada jugador. Elegir un peóny colocarlo en la casilla del mismo color, en una esquina del tablero.

Por sorteo, se decide qué jugador empieza. Siguen, por turno, los siguientes en el sentido de las agujas del reloj. El jugador que empieza, levanta su primera carta del tesoro para verla y la vuelve a colocar del revés. La ilustración que figura en dicha carta le indica su primer objetivo. Para alcanzar ese objetivo, el jugador ha de ir modificando la disposición de las calles del laberinto moviendo las cartas y avanzando su peón.

El jugador coloca la carta «laberinto» sobrante en el exterior de una hilera de cartas y la empuja en el tablero de modo que haga salir otra carta «laberinto» por el lado opuesto. La carta que queda fuera se utilizará en el siguiente turno. Las partes móviles del laberinto aparecen señaladas con una flecha en los márgenes del tablero. La carta «laberinto» sobrante se utiliza para desplazar cualquier hilera. Los jugadores, desplazando los pasadizos con habilidad, se disponen a descubrir objetos y seres misteriosos, ocultos en un laberinto embrujado. Gana el juego el primero en esclarecer todos los misterios y regresar al punto de partida.

Un juego premiado que combina estrategia y suerte, perfecto para toda la familia!